¿Cómo saber si tienes las encías sanas? (Con Imágenes)


Chica con unas encías sanas

¿Cómo saber si tienes las encías sanas? La enfermedades de las encías son un problema grave que puede provocar la pérdida de dientes si no se trata. Pueden causar pérdida de dientes, mal aliento e incluso problemas cardíacos.

Las revisiones dentales periódicas son la mejor manera de asegurarse de tener unas encías sanas, pero también hay algunas comprobaciones que puedes hacer en casa para saber si tus encías están sanas.

¿Cómo saber si tienes las encías sanas?

Mantener unas encías sanas es una parte importante del cuidado bucal, pero puede ser difícil saber si tus encías están en buen estado.

Examinando el color de las encías

Una forma de saberlo es examinando el color de las encías. Las encías sanas suelen ser de color rosa, mientras que las que no lo están pueden ser rojas, estar inflamadas o tener un tono oscuro.

Presionando suavementa la encía

Otra forma de medir la salud de las encías es presionando suavemente el tejido gingival.

Si el tejido se siente firme y elástico, es una buena señal. Sin embargo, si el tejido se siente hinchado o sensible, puede ser un signo de enfermedad de las encías.

Prestando atención al sangrado

Por último, presta atención al sangrado. Las encías no deberían sangrar cuando se cepilla o utiliza el hilo dental, por lo que cualquier sangrado es motivo de preocupación.

Prestando atención a estas señales de advertencia, puedes ayudar a garantizar que tus encías se mantengan sanas y libres de enfermedades.

¿Cómo tener unas encías saludables?

Como te dirá cualquier dentista, unas encías sanas son esenciales para una boca sana.

Por desgracia, las enfermedades de las encías son demasiado comunes y afectan a tres cuartas partes de los adultos en algún momento de su vida.

La buena noticia es que las enfermedades de las encías suelen poder prevenirse con una buena higiene bucal. He aquí algunos consejos para mantener las encías sanas:

  • Cepíllate dos veces al día con un cepillo de dientes de cerdas suaves.
  • Utiliza el hilo dental a diario para eliminar la placa de entre los dientes.
  • Utiliza un enjuague bucal antibacteriano para ayudar a reducir la placa y las bacterias.
  • Visita a tu dentista con regularidad para realizar limpiezas y revisiones profesionales.

Siguiendo estos sencillos pasos, puedes ayudar a mantener tus encías sanas y evitar el dolor y las molestias de las enfermedades de las encías.

Enfermedades de las encías

Gingivitis o piorrea

Gingivitis

La gingivitis es una enfermedad común que provoca la inflamación de las encías.

Suele estar causada por la acumulación de placa, que es una película pegajosa de bacterias que se forma en los dientes.

Si la placa no se elimina, puede endurecerse y convertirse en sarro, lo que puede irritar aún más las encías y provocar una enfermedad de las mismas.

Los síntomas de la gingivitis incluyen encías rojas e hinchadas que pueden sangrar al cepillarse.

En sus primeras fases, la gingivitis es fácilmente reversible con una buena higiene bucal.

Sin embargo, si no se trata, puede evolucionar hacia la periodontitis, que es una forma más grave de enfermedad de las encías.

La periodontitis puede dañar el hueso y el tejido conectivo que sostiene los dientes, lo que puede llevar a la pérdida de los mismos.

La gingivitis se puede prevenir con un cepillado regular y el uso del hilo dental, así como con revisiones dentales periódicas.

Si sospecha que tiene gingivitis, asegúrese de acudir a su dentista para que le haga una evaluación.

Periodontitis

Periodontitis

La periodontitis es una infección grave de las encías que daña el tejido blando y el hueso que sostiene los dientes.

La periodontitis suele producirse cuando no se elimina la placa de los dientes con regularidad.

La placa es una película pegajosa de restos de comida, bacterias y saliva. Si la placa no se elimina, se convierte en sarro.

El sarro irrita las encías y causa inflamación. La respuesta natural del cuerpo a esta inflamación es romper el hueso y el tejido conectivo que sostiene los dientes. Esto acaba provocando una periodontitis.

Los síntomas de la periodontitis incluyen sangrado de las encías, retracción de las encías, mal aliento y dientes flojos.

Si no se trata, la periodontitis puede provocar la pérdida de los dientes. La periodontitis es una infección grave, pero puede tratarse con una buena higiene bucal y visitas regulares al dentista.

Recesión de la encía

Recesión de encías

La recesión de las encías es una condición en la que el tejido de las encías alrededor de los dientes comienza a alejarse, o retroceder.

Esto puede ocurrir lentamente con el tiempo, o puede ocurrir rápidamente debido a una lesión o inflamación.

La recesión de las encías puede provocar una serie de problemas, como sensibilidad dental, daños en las raíces e incluso la pérdida de los dientes.

Además, la recesión de las encías puede dificultar la limpieza de los dientes, lo que aumenta el riesgo de enfermedades de las encías.

Afortunadamente, hay una serie de tratamientos disponibles para la recesión de las encías.

Entre ellos se encuentran los procedimientos de injerto, que ayudan a reemplazar el tejido gingival perdido, y los procedimientos quirúrgicos, que ayudan a reposicionar las encías y a prevenir una mayor recesión.

Con un diagnóstico y tratamiento tempranos, la recesión de las encías puede controlarse eficazmente.

Conclusión

La salud de las encías es una parte importante de nuestra salud física general, y no siempre es fácil saber si tenemos las encías sanas.

En este artículo, hemos descrito algunos pasos que puedes seguir para determinar si tus encías están en buen estado o no.

También proporcionamos algunos consejos sobre cómo mejorar la salud de las encías si se descubre que las suyas podrían necesitar algo de ayuda.

Recuerda que la prevención es siempre el mejor remedio cuando se trata de la salud bucal, así que no dejes de leer nuestros otros artículos sobre higiene dental para obtener más información útil. ¡Gracias por leernos! Fuentes 1*, 2*, 3*.

Artículos Recientes