¿Son saludables los alimentos que se preparan en tu hogar?


¿Son saludables los alimentos que se preparan en tu hogar?

¿Son saludables los alimentos que se preparan en tu hogar? La situación actual en este período de inmovilidad social, ha producido en cada uno de nosotros, una serie de cambios a todo nivel. Sin duda que los cambios significativos lo vemos en nuestra dieta diaria. Esto tiene que ver con la decisión de muchos de tomar conciencia y acción en cuanto a adoptar una alimentación saludable.

Un estudio realizado en Noviembre de 2014 a 9000 personas por Science Daily concluyó que las personas que cocinan en casa con frecuencia tienen una ingesta calórica inferior que las personas que cocinan menos. Para vivir más y mejor, cocinar en casa es una gran opción. (1*)

Hay que tomar en cuenta, que muchos hábitos han cambiado, ya no salimos a ejercitarnos tan frecuentemente como antes. Son mayores los antojos y aumentaron los servicios de comida rápida. Todos estos factores pueden influir en que adoptemos una dieta poco saludable y sin ningún control.

¿Cómo se preparan los alimentos en el hogar para comer de forma saludable?

¿Son saludables los alimentos que se preparan en tu hogar?

Si bien es verdad que ha disminuido considerablemente las comidas en la calle y hemos tenido que dedicarnos a prepararlas en casa. Esto es muy positivo, aunque siempre surge la duda de si lo que estamos ingiriendo entra en la categoría de alimentos saludables

No hay duda de que en ocasiones lo más difícil es poder variar los menús para que no aburran. Por otro lado también es complicado establecer una dieta balanceada cuando estamos todo el día en casa y nos provoca estar comiendo todo el día.

Para poder conseguir una alimentación saludable en esta época de reclusión obligatoria, es necesario tomar algunas medidas que te permitan mantenerte sano. Aquí algunos consejos:

Elige un plato balanceado y sin grasas

Generalmente en nuestros hogares usamos un plato a base de arroz y pasta acompañado con otros alimentos como los embutidos. En este caso, podemos eliminar éstos últimos y colocar variantes de proteínas como: atún, pollo, pavo a la plancha y agregarle verduras al plato.

También es importante saber cómo se preparan los alimentos. Evitar los condimentos preparados o el exceso de sal, y optar por hierbas aromáticas y especias para darle más sabor a los platos.

Controla los tentempiés

En los últimos años se ha recomendado hacer cinco comidas al día, lo que evitaría el picoteo. Sin embargo, la modificación de los horarios y estar metido en casa todo el día puede cambiar algunos hábitos. En este caso lo que se puede hacer es correr los horarios de las comidas y las cenas haciendo el tiempo entre ambas más corto.

Reduce la cantidad de comida

Una forma de mantenerte en tu peso mientras estás confinado, es reducir los gramos en los ingredientes de tus comidas habituales. Es decir si antes comías un filete de 300 g ahora redúcelo a uno de 150 g; eso compensará de alguna manera la falta de movilidad.

Consume más frutas y verduras

Tienen poco valor energético pero aportan vitaminas y minerales. Fungen como alimentos saciantes que evitan que te de hambre por lo que puedes usarlas para las meriendas.

Pon atención a la hora de las compras

Es seguro que cuando vas a la compra tus ojos se van hacia la sección de comida llena de calorías. La única solución es que te abstengas de llenar el carrito con estos productos estando en tu estante se convierten en una tentación. En todo caso podrías elegir una sola opción y reservarla para un fin de semana donde lo puedas compartir con la familia.

¿Cómo preparar tus alimentos en tu hogar de una forma sana?

Otra de las preocupaciones que se suscitan en este momento de encierro, es si los alimentos que estamos consumiendo son seguros. Es indudable verificar la información nutricional de algunos alimentos. También es importante saber cuáles son más seguros para comprar, cómo manipularlos y cómo almacenarlos.

Para saber si son saludables los alimentos que se preparan en tu hogar en este periodo de inmovilización social, atiene a las siguientes recomendaciones.

Planifica las compras

Influye directamente en una alimentación saludable. Esto nos va a permitir optimizar el proceso de refrigeración y almacenamiento de los alimentos. Saber el espacio idóneo disponible para guardarlos sin que corra riesgos de descomponerse es vital.

Es importante verificar que el agua o el hielo no estén contaminados con microorganismos peligrosos para nuestra salud, así como separar los productos crudos de los cocidos.

Mantén una estricta higiene

Es una de las precauciones más importantes, sobre todo en esta época de pandemia. Además de nuestra higiene personal, el lavado de mano constantes y uso de guantes y mascarillas en la elaboración de algunos alimentos. También debemos mantener limpio el lugar de preparación de la comida.

Debemos desinfectar tablas, mesadas, cuchillos y cubiertos antes y después de cocinar. Igualmente debemos lavar muy bien las legumbres, frutas y vegetales antes de ingerirlas o prepararlas.

En cuanto a las proteínas, se deben separar las carnes rojas del pollo y el pescado. Utilizar diferentes tablas para picarlos.

Elige alimentos saludables

En este mundo tan agitado, solemos optar por alimentos congelados y procesados, esto podría significar un problema para la salud. Lo ideal es comprar los alimentos frescos o aquellos que tienen un menor grado de procesamiento donde no necesitan muchos conservantes para mantenerse.

Las verduras y frutas frescas son fuente de minerales, vitaminas y otro tipo de compuestos con efectos antioxidante. Los diferentes tipos de proteínas como el pollo, la carne y el pescado fresco son fuentes de hierro y otros minerales. Siempre tratando de que no contengan ningún tipo de conservantes.

¿Por qué necesitamos una ley de promoción de alimentación saludable?

Las estrategias de marketing buscan que el cliente adquiera los productos que promocionan. Para ello se utilizan una serie de argumentos que no necesariamente son ciertos; de allí la necesidad de promover una ley de promoción de alimentación saludable que pueda brindarles herramientas a los consumidores para discernir qué comprar.

Entre algunas de las razones que se pueden esgrimir para apoyar esta iniciativa tenemos las siguientes:

  1. Estudios han comprobado que existe una relación directa entre la publicidad y el consumo de alimentos no saludables.
  2. No hay suficiente información para los padres en relación a los verdaderos alimentos saludables para sus hijos.
  3. La preocupación sobre la nutrición ha ido creciendo considerablemente en diferentes ámbitos.

Lo más resaltante de esto, es que diferentes instituciones y comunidades han insistido en promover la regulación en la publicidad de alimentos para disminuir el consumo de comida chatarra y alimentos con preservantes químicos.

Artículos Recientes